" /> ">
Mar, 16 Jul 2024 / 0:51hs.

Encuentre todo lo que busca en Entre Ríos

COSTA DEL URUGUAY

La historia del pueblo que fue la cocina del mundo

El Pueblo Liebig se convirtió en municipio desde diciembre de 2019, cuando asumieron sus autoridades. Durante 70 funcionó en el lugar una fábrica llamada "la cocina del mundo".

A poco más de 330 kilómetros del centro de la Ciudad de Buenos Aires, en la provincia de Entre Ríos, se encuentra Liebig, un pueblo que fue la cocina del mundo por la producción de alimentos. Tal vez no de la forma más literal, pero así fue considerado en la primera parte del siglo XX, cuando funcionaba la “Liebig Extract of Meat”, un frigorífico que producía extracto de carne y de “Corned Beef”.

 

Con el paso de los años, a mediados de la década de 1970, el frigorífico cerró y el lugar, que durante 70 años vivió de aquella fábrica, fue reconvirtiéndose hacia el turismo. Y aprovechando la naturaleza de la zona, con las grandes y lindas playas del río Uruguay, hoy es un atractivo polo turístico que recibe visitas tanto en el verano como también en escapadas en cualquier otro momento del año.

 

Con poco más de 2000 habitantes, el pueblo Liebig es todavía muy joven, ya que recién el 17 de enero de 2019 fue aprobado como municipio y desde el 11 de diciembre de 2019 (luego de las elecciones de autoridades a mitad de ese año) comenzó a funcionar con autonomía jurisdiccional y a llamarse formalmente Municipio de Pueblo Liebig.

Escapadas: la cocina del mundo que alimentó soldados en la primera guerra mundial
En la actualidad, el pueblo tiene solo una calle asfaltada que lleva a las dos localidades fuertes que hay en la zona (ambas también de la provincia de Entre Ríos): Colón y San José que, además, se destacan por complejos de aguas termales que convocan miles de turistas en el año.

Pero la historia de esta localidad marcada por la arquitectura inglesa se remonta a finales del siglo XIX y, especialmente, a comienzos del XX, cuando en 1903 se instala la “Liebig Extract of Meat Company”, una empresa de capitales británicos que esencialmente fabricaba carne ya cocida envasada al vacío.

Y esta fabricación llevaba la fórmula de una persona que, al cabo, fue quien sin saberlo le dio el nombre al pueblo: Justus Von Liebig, un químico de origen alemán a quien los ingleses le compararon la fórmula. ¿Qué les garantizaba? Algo no menor para el rubro exportación: el alimento envasado al vacío tenía una vida útil que iba de los seis meses al año y medio, según el producto.