Vie, 09 Jun 2023 / 17:41hs.

Encuentre todo lo que busca en Entre Ríos

COSTA DEL PARANÁ

De turismo por La Paz

Los paisajes de La Paz, Entre Ríos, encierran una gama variada de accidentes naturales, relieve de verdes lomadas, zonas impregnadas por la frescura de bosques casi vírgenes, barrancas empinadas que permiten panorámicas deslumbrantes del río, grandes bañados e islas.

Miércoles 30 de Octubre | Enmarcada por la naturaleza exuberante de las lomadas litoraleñas, la ciudad de La Paz aparece como un destino ideal para disfrutar del turismo activo. Engalanada por la caricia del majestuoso río Paraná, ostenta un entorno colmado de verdes bosques; regiones isleñas que enamoran a sus visitantes; sinuosas barrancas, tentadoras para los amantes de la adrenalina pura; postales únicas que invitan a descubrir la vida en el campo; y sitios apasionantes que vale la pena visitar.


Con paisajes fascinantes, como los que la madre tierra expone en esta porción del norte entrerriano, el Turismo Alternativo va desplegando una tentadora cartelera que permite admirar la belleza autóctona de estas latitudes: paseos en lancha por los ambientes lacustres; avistajes de flora y fauna, para encontrarse con espectáculos atrapantes de colores y sonidos; safaris fotográficos, que inmortalizan las imágenes más llamativas; caminatas, aprovechando la pureza de estos aires… son sólo algunas de las propuestas de La Paz.


A esta manera de conocerla se suma la encantadora posibilidad de disfrutar del Turismo Rural: en estancias antiguas que brindan todos los servicios, es una elección indicada para los turistas que buscan la tranquilidad en su máxima expresión. Recorridos campestres; cabalgatas; actividades típicas del medio rural; una gastronomía que deleita todos los paladares, son sus principales atractivos.


Y hay más formas para encontrarse con el lado más convocante de esta ciudad: el Turismo Aventura se suma, encontrando escenarios idílicos para su práctica. Trekking, mountain bike, y travesías en 4×4 desafían el relieve accidentando de las costas paceñas y se internan en los senderos boscosos; en los ríos y arroyos, los desafíos en piraguas o kayaks resultarán una experiencia deslumbrante.


Las excursiones se suman a la oferta turística de La Paz para encontrarse con lugares peculiares y que incrementan los motivos para llegar a este rinconcito de Entre Ríos.


Los retos a la naturaleza en sus distintas superficies toman materialidad en la propuesta turística de La Paz. Por tierra y por agua; entre barrancas y montes; sumergiéndose o ascendiendo, las alternativas de experiencias desafiantes suman adrenalina al atractivo de esta ciudad de Entre Ríos.
El río Paraná es un espejo opaco enmarcado por barrancas de tierra y arcilla por un lado, y un frente de islas dispersas por el otro. Seductor entorno, tanto para observarlo apaciblemente desde la orilla, como para adentrarse en él y aventurarse a la práctica de deportes excitantes; convocando a la práctica de windsurf, esquí acuático, canotaje, velerismo, kayaks, remo y motonáutica.


La Paz dispone asimismo de extensiones fangosas y arenosas ideales para las travesías todo terreno. Sendas que atraviesan bosques, que bordean arroyos interiores, y que recorren las barrancas del río Paraná, trazan el mapa principal de este reto. Destacan, entre otros, el circuito de la Estancia El Desafío, y el circuito que permite unir La Paz con la vecina ciudad de Santa Elena por viejas huellas de carros y tropas.

 

Turismo Aventura
Las cabalgatas son otra de las propuestas más acogidas de esta localidad costera. Así, pasear por las barrancas recorriendo las sendas que entrecruzan el bosque ribereño; alcanzar los claros del monte desde los cuales se divisa el entramado de islas; atravesar lomadas y profundos cañadones por los que se desciende hasta la margen misma del río; surcar caminos sinuosos adentrándose en pequeños arroyos y penetrando bosques tupidos; mirar hacia el poniente y ver el sol como una bola de fuego desapareciendo entre las islas; hacen al atractivo a lomo de caballo en territorio de La Paz.


También las excursiones en dos ruedas encuentran en La Paz un marco privilegiado para su desarrollo, en circuitos especialmente construidos a tal fin que aprovechan al máximo la combinación de paisajes, terrenos y accidentes naturales; en rústicas pasarelas; en estrechos senderos y bajadas al río que permiten rodar sobre la arena de la costa; y en sectores de monte con cañadones poblados de especies vegetales autóctonas que pueden contemplarse desde la bicicleta.


Turismo Alternativo

Los paisajes que bordean el trazado urbano de La Paz son ideales para la práctica de turismo activo, como para un fin de semana de descanso.
El río Paraná, uno de los mayores atractivos de La Paz, deja a disposición del turista la irrechazable opción del paseo náutico sereno o expedicionista. 

Deslizarse serena y rítmicamente remando una canoa o piragua; sentirse maravillado e insignificante ante la inmensidad acuosa y amarronada; sorprenderse al navegar el meandroso arroyo Feliciano descubriendo en cada recodo un renovado paisaje. Todo confluye en una experiencia acuática emocionante.
A ello y a otras actividades al aire libre se anexan los avistajes de fauna y flora, y los atrapantes safaris fotográficos. Por escenarios acuáticos y terrestres, incluso contemplando el Delta Medio desde los cielos; las especies autóctonas se convierten en un atractivo sin igual, máxime si se las encuentra en su estado puro, dispuestas de modo natural.


Como toda ciudad abierta al turismo, La Paz cuenta asimismo con una infraestructura apropiada para el desarrollo de actividades deportivas tradicionales. Ubicado sobre las barrancas del Paraná, el Polideportivo Municipal captura la frescura de las aguas y el verde paisaje dibujando un lugar ideal para el ejercicio atlético. Una pileta, una cancha destinada a las competencias futbolísticas y de rugby, sectores para el atletismo y la recreación, vestuarios, sanitarios, y un bar para los tragos del verano, componen las instalaciones.

 

Turismo Rural
Ubicadas en zonas apartadas donde se respira naturaleza, las estancias rurales de La Paz, Entre Ríos, permiten la escapada hacia el regocijo de unos días o un fin de semana lejos del movimiento y el ruido citadino. Son el sitio elegido para el descanso apacible, pero también para la vivencia de nuevas experiencias.


Sus cascos antiguos y colmados de historia, parecen invitar al respeto de la serenidad; mientras sus instalaciones, perfectamente acondicionadas, no hacen más que procurar con todo su esmero que el huésped se sienta a gusto y disfrute de una estadía inolvidable y exclusiva.


Paseos en carruajes, participación en tareas campestres, cabalgatas libres, trekking, travesías 4×4, pesca, excursiones náuticas, son algunas de las alternativas a las que el turista puede acceder desde las estancias paceñas. Y, por si esto fuera poco, exquisitas comidas caseras y platos típicos de la zona sirven de perfecto complemento compensando las energías demandadas en la jornada.

 

City Tour
Conocer la ciudad a bordo de un trencito, a través de un circuito que parte desde la Plaza Principal y comprende luego el recorrido por la zona histórica del Puerto de La Paz, los balnearios de río, el Complejo Termal (donde también carga y descarga pasajeros), y otros lugares a los que nadie llega.

 

Parque de la Aventura
Circuito turístico desarrollado en un predio de plena naturaleza, a través de un sendero de tierra que se interna en la espesura de la vegetación autóctona.
Lo sinuoso del terreno lo muestra apto para la apasionante práctica de mountain bike y cabalgatas; en tanto el encanto del entorno verde lo convierte en espacio perfecto para el disfrute de la serenidad de una caminata combinada con observación de aves.


Se despliega sobre las barrancas del río Paraná, en la zona extendida tras el complejo termal.

 

Paseos Náuticos
Paseo supernatural con vetas de historia. Comprende la navegación del río Paraná, a través de las maravillosas islas y hasta San Javier, provincia de Santa Fe, fundada por los jesuitas en 1752 como reducción Mocovi.

 

Isla Curuzú Chalí
Dentro de un inmenso delta se hallan la Reserva Ictica Provincial Curuzú Chalí, de 14.000 hectáreas, y una cantidad de islas de menor tamaño.
Estas inmensas masas de vegetación acuática, compuestas por camalotes y un entramado de plantas frondosas, propician un ambiente para disfrutar del paisaje y de la pesca con absoluta placidez.


Diversas especies vegetales y animales, entre las que se incluyen sauces, timbóes, ceibos; mamíferos acuáticos como los carpinchos y nutrias; y gran cantidad de aves; completan el atractivo natural de este espacio entrerriano extendido 10Km. al norte de la ciudad de La Paz.

 

Termas de La Paz
Sobre las barrancas del Paraná, allí donde la tranquilidad sentó su reino, se encuentra el Complejo Termal de La Paz, extendiéndose en un predio de 12 hectáreas, y exhibiendo paisajes panorámicos del río, la verde espesura y las islas.


Las aguas surgentes de La Paz, saladas (80gr./lt., el doble del agua del mar), con temperaturas de 42ºC en boca de pozo, son mineromedicinales y de excelente calidad terapéutica a causa de su composición de sulfato, calcio, magnesio y estroncio. A esto mismo se debe su color y turbiedad.


Es que en su preponderancia, los atractivos de La Paz se recuestan sobre el río, incluido el Complejo Termal que tantas satisfacciones trae a la ciudad con su imagen amarillezca y sus 11 piletas de agua salada de origen marino. Al igual que el encanto veraniego de los balnearios que se brindan en sus arenales, sombras y servicios.


El complejo cuenta con 11 piletas delicadamente diseñadas, de distintas medidas y profundidades, y temperaturas variables entre 35º y 42º; así como con un edificio principal en el que se destacan la confitería y la amplia terraza balcón.


Un parque natural se extiende en gran parte del predio termal completando la propuesta de relax con una invitación a matear en la frescura del entorno, disfrutando de la calma del silencio y la satisfacción de la comodidad.